“Buscamos imprimir un Chile más inclusivo”, señala como misión la Fundación Prótesis 3D que creó la primera prótesis robótica 3D del país. Su directora, Daniela Retamales, relata cómo la ayuda de Acción Solidaria fue fundamental para concretar este ambicioso proyecto.

Por María Teresa Villafrade

Con apenas 30 años, Daniela Retamales, ingeniera civil industrial de la Universidad Católica de Valparaíso, ostenta el récord de dirigir la primera fundación en crear una prótesis robótica 3D en el país, junto a su hermano Luis Retamales y Omar Toro, ambos colegas de la misma profesión. Se trata de “Éfira”, la primera mano robótica 3D, bautizada así por las primeras letras de estas cinco palabras: Esperanza, Felicidad, Innovación, Reinserción laboral y Autonomía.

“Los tres siempre hemos tenido inquietud social y participado en voluntariado, nos pusimos a trabajar pero nos faltaba una real motivación, más allá de ganar un sueldo a fin de mes. Empezamos a buscar qué hacer en conjunto, un emprendimiento para aportar al mundo social y, un día, vimos el video de una niñita que recibía una prótesis personalizada, fabricada con impresora 3D y se nos iluminó la ampolleta. ¿Cómo nadie en Chile lo está haciendo? Así, decidimos comenzar y descubrimos que, según Senadis, en Chile hay diez mil personas que necesitan prótesis superiores”, cuenta Daniela.

Compraron la impresora y se autoformaron viendo videos instructivos en YouTube para aprender a usarla. El 29 de febrero de 2016 se constituyeron como Fundación Prótesis 3D y partieron elaborando prótesis mecánicas que se donan en forma gratuita a personas con discapacidad. Ya son 50 en total las que han entregado: Dominga y su mano mágica, Romi, Emilia, Francisca, Martín, Cristal y Luis, son algunos de los niños que han recibido sus nuevas manos, en colores elegidos por ellos mismos.

Gracias al financiamiento de Corfo y apoyados por Gen-E e Incubadora Social PUCV, la fundación quiso potenciar más la autonomía creando la primera prótesis robótica 3D, que a diferencia de las mecánicas, funciona con la contracción muscular y permite movimientos más firmes y finos. En esta primera etapa de marcha blanca, se venderán a precio de costo.

EL APORTE DE ACCIÓN SOLIDARIA

Los comienzos, sin embargo, no fueron nada fáciles. “A través de una iniciativa local, Acción Solidaria se contactó con nosotros y ha sido desde nuestros inicios un apoyo súper grande, porque nos han abierto muchas puertas y nos han ayudado a entender la operativa de una fundación, hay muchos aspectos que no están muy claros para la opinión pública en general. El contacto y la vinculación que nos ha hecho Acción Solidaria con las universidades nos ha servido para resolver problemas de tipo técnico y de recursos. Este año, por ejemplo, con la Universidad del Desarrollo, los alumnos de cine, de publicidad y de periodismo nos ayudaron a crear una campaña de crowdfunding para levantar financiamiento para nosotros”.

Como toda organización social, la Fundación Prótesis 3D todavía no tiene cómo sustentar un equipo de planta para darle mayor continuidad a su trabajo. Todos los profesionales que colaboran son voluntarios y trabajan ad honorem. “El ideal es tener un equipo de planta de cuatro personas a las que podamos pagarle el sueldo para que se dediquen 100% a este trabajo. Es muy importante seguir avanzando porque las necesidades son muchas”, señala Daniela.

Otro aspecto que ha descubierto es que más que la funcionalidad de la prótesis, el entorno que rodea a las personas con discapacidad, su interacción con los demás, es muy determinante para lograr una auténtica inclusión. “Una prótesis de cinco dedos, muy real, que puede ser parecida a la de un súper héroe o a una princesa, ayuda a romper esos círculos viciosos de exclusión social que se dan porque los niños no se atreven a salir a la calle o ir al colegio. A través de la prótesis ellos se sienten más confiados y empoderados. Nos llegan testimonios de personas que han sufrido amputaciones y que no se atreven a acariciar a su hija, por ejemplo”.

El nuevo salto que la fundación ha dado con la creación de prótesis robóticas persigue como objetivo acortar las brechas de la inclusión laboral ya que éstas cuentan con muchas más funcionalidades. “¿Por qué no incluir un mouse en la prótesis? Hay todo un desarrollo tecnológico pendiente por delante que va a facilitar que la integración laboral, educativa y social de las personas con discapacidad se haga plenamente realidad”, concluye la directora.

Fundación Prótesis 3D

-Facebook: fundacionprotesis3d

-Twitter: FProtesis3d

-Instagram: fundacionprotesis3d

-Web: hwww.fp3d.cl/

 

 

 

 

 

Ir a la barra de herramientas